El propósito de Nuestro programa es ofrecer los mejores recursos para acercar a los niños, los jóvenes y a todas las personas en general, a una manera diferente de expresión y de comunicación que dé cuenta de la abundancia de su corazón y suscite nuevas maneras de convivir en paz, con respeto, solidaridad, amor, comprensión, tolerancia, humildad y buen trato.

De la abundancia del corazón habla la boca.

Nos hacemos responsables de lo que decimos.

No debo decir más de lo que puedo hacer.

Lo que digo refleja mi manera de pensar.

Si lo que dices no edifica, no lo digas.

Las palabras tienen poder para levantar o para destruir.

Lo que digo refleja mi manera de sentir.

En un corazón sano, palabras sanas.

Si no lo has pensado bien, no lo digas.

A las palabras heridas, cúrale las heridas, exprésate con amor.

Un corazón abundante siempre piensa y mira lo bueno.

Si ya lo dijiste, y heriste; Pedir perdón es lo que sigue.

Pedir perdón te hace grande.

De la abundancia del corazón habla la boca, le da la vuelta al mundo. Inténtalo tu

For the mouth speaks what the heart is full of.

Denn wie der Mensch in seinem Herzen denkt, so redet er.

Car ce qu'on dit vient de ce qui remplit le cœur.

Poiché la bocca parla dall'abbondanza del cuore.

Pois a boca fala do que está cheio o coração.

ex abundantia enim cordis os loquitur

De la abundancia del corazón habla la boca.

Este programa, ha sido diseñado con el propósito de desestimular en las comunidades académicas y familiares de los países de América Latina y el Mundo, la agresión verbal en todas sus manifestaciones, que van desde el maltrato infantil, hasta la difamación, la calumnia y el detrimento del buen nombre.

En algunos casos, el hombre, a través de la ley, ha reglamentado algunas de las exacerbaciones del lenguaje y ha promulgado leyes que definen claramente límites en las cosas del decir, lo cual no ha sido suficiente.

Lamentablemente, aquellas pequeñas cosas del decir, que normalmente se aprenden en la casa y en la escuela y que constituyen la raíz de muchos malentendidos, han llevado al ser humano a declarar "con la palabra" guerras y multitudinarias manifestaciones, que han dejado más del noventa por ciento de las muertes en nuestra humanidad como resultado de un uso defensivo, acusativo, señalador y claramente erróneo del lenguaje.

Uno de los grandes problemas que afronta hoy en día nuestra humanidad, es la que se define en la lógica de: lo dicho, dicho está; pues consideramos que nuestra dignidad una vez ha sido puesta en entredicho por alguien, queda en un estado de indefensión que es muy difícil de recuperar, pues las consecuencias de lo dicho, siempre serán únicas y definitivas a la hora de reconocernos en un contexto social que nos exige diferenciarnos de los otros y así mismo mantener una imagen que también debe ser guardada y protegida por aquello que se denomina el buen nombre y la buena fama.

© Todos los derechos reservados A la abundancia del corazón habla la boca

DISEÑO WEB: Jenny Chiquillo - Heidy González