La fundación abundancia de Corazón, desarrolla en Colombia, el programa de prevención de violencias, en el marco del propósito global de la ONU “por una vida libre de violencias”. Trabajamos en la prevención, monitoreo, denuncia y seguimiento de casos de violencia verbal y psicológica a través de nuestro portal de denuncias en línea y a través del portal nacional de proyectos pedagógicos y educativos CIVIF en línea, que atiende este tipo de problemáticas.

Nos hemos dedicado a trabajar de manera articulada con las instituciones garantes y las autoridades competentes para dar cumplimiento y seguimiento formal a cada uno de los artículos definidos en el decreto 4798 de 2011, como una manera de hacer efectivo en nuestro país, el desarrollo de planes de prevención y de formación en el tema de las violencias y sus diferentes manifestaciones, articulados con las disposiciones y apoyos que la comunidad internacional ha dispuesto para el mismo fin.


  Los Gritos, groserías, e insultos, son actos de Violencia Verbal y       Psicológica

  La violencia verbal y psicológica es un delito.

 Cualquier tipo de violencia es castigable y condenable, pues forma parte de la cadena de violencias.

  El abuso sexual y el maltrato físico, es el resultado de previos maltratos verbales y psicológicos, en la mayoría de los casos.

 Todo tipo de maltrato, debe ser denunciado. “Sin excusas”.

Las palabras tienen poder para levantar o para destruir.

  Toda persona tiene derecho a ser bien tratad@ en el ámbito de lo privado y en el ámbito social.

 En un corazón sano, palabras sanas.

 Si no lo has pensado bien, no lo digas.

 A las palabras heridas, cúrale las heridas, exprésate con amor.

 Un corazón abundante siempre piensa y mira lo bueno.

 Si ya lo dijiste, y heriste; Pedir perdón es lo que sigue.

 Pedir perdón te hace grande.

 For the mouth speaks what the heart is full of.

 Denn wie der Mensch in seinem Herzen denkt, so redet er.

 Car ce qu’on dit vient de ce qui remplit le cœur.

 Poiché la bocca parla dall’abbondanza del cuore.

 Pois a boca fala do que está cheio o coração.

 ex abundantia enim cordis os loquitur

En atención a las disposiciones del gobierno nacional por el cual se reglamenta la Ley 1257 de 2008, y se dictan normas de sensibilización, prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres, la Fundación Abundancia de Corazón, en su trabajo de prevención y monitoreo del maltrato verbal y psicológico, como una de las violencias mas comunes y menos denunciadas, ha diseñado el plan de atención institucional que se enfoca por trabajar con niños, niñas, adolescentes, familias y comunidades educativas, todo un plan de enseñanza y prevención de los efectos de la violencia verbal y psicológica en la aparición y objetivación de los demás tipos de violencia, entre ellas, la violencia física, la sexual, la patrimonial y la simbolica, como resultado de la no detección a tiempo, de casos de maltrato verbal y psicológico.

El panorama inicial, nos muestra que, en la mayoría de las comunidades, el maltrato verbal y psicológico, se vuelve una expresión común de la cultura o de las maneras en que las personas se relacionan, sin tener en cuenta que las manifestaciones fuertes del lenguaje, entre ellas, los insultos, los gritos, las maneras denigrantes de tratarse, constituyen en si mismas, maneras violentas de relacionarse y por ende una manifestación clara del maltrato verbal y psicológico.

En la escala de las violencias, normalmente las alertas se encienden cuando aparecen las quemaduras con acido, los golpes, las violaciones, los abusos y el daño visible como manifestación de una agresión que en algunos casos es la muerte.

Desafortunadamente, en el país, son muy pocos los planes de trabajo preventivo directo que se ponen en marcha, para disminuir este tipo de manifestaciones de las violencias, y también, de manera desafortunada, solo se atienden este tipo de problemáticas, cuando ya no hay nada que hacer o cuando los daños son casi imposibles de remediar con tratamiento psicosocial o apoyos terapéuticos.

Así pues, nuestra tarea, es la de prevenir todo tipo de manifestación violenta, antes de que se desencadenen maltratos irreversibles o daños agudos en las personas victimas de las violencias.

Entendemos que es necesario generar una conciencia nacional que nos permita comprender las diferentes maneras en que se manifiestan las violencias en las etapas previas a su desarrollo pleno, y desarrollar procesos intensivos de formación que nos permitan asegurar que tanto los niños, las niñas, los adolescentes, como las familias, saben y entienden que lo que a veces se vuelve un trato normal en la casa o en la comunidad, puede ser y constituir una manera explicita de violencia.

Es hora de encender las alarmas aquí y ahora, pues el maltrato verbal y psicológico es mas común de lo que pensamos y sus consecuencias, mas crónicas y mortales de lo que nos imaginamos.